ÁRBOL DE LA VIDA

Árbol,

te yergues sobre el horizonte

como infinito entre dos montes,

que se despliegan como ausencia entre sus bordes.

 

Árbol,

fluyes en mi carne

como un rio entre dos valles,

que se despliegan como silencio entre sus árboles.

 

Árbol,

te mantienes erguido y frondoso entre los instantes,

aún en los montes,

aún en los valles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: