VIDA PERDIDA

El tiempo  corre por sus venas

sus huesos son ahora olvido

el dios es expulsado

al desierto y al destino.

 

Adiós verdes colinas

adiós montañas eternas

ahora sólo arena

naturaleza y quimeras.

 

El fuego en su boca

conoce las cenizas

el silencio en sus entrañas

sólo asola y atiza.

 

Como compañero su eco

como vestimenta su desidia

como futuro las tinieblas

como sustento su ira.

 

Las cavernas  su morada

las piedras sus hijas

el ocre rojo su manto

su manos, su vida.

 

La muerte su trabajo

su destino y su quebranto

la carne y su violencia

su placer y su calvario.

 

Su origen olvidado

su mente perdida

deambula su alma

entre dunas y piras.

 

Los templos de arena

se alzan de prisa

el sacrificio y la sangre

su ofrenda y  mística.

 

Sin dioses las montañas

vacías ignoradas

el humo ascendente

no  brota ni paga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: